Historia de Vilafamés

Vilafamés es una pequeña localidad de 1.951 habitantes (2011), situada a 28 km. del mar, en el interior de la provincia de Castellón cuya economía está centrada en el sector servicios e industrial.

Las primeras evidencias de ocupación del entorno de Vilafamés se remontan 80.000 años atrás con los restos antropológicos hallados en la Cova de Dalt del Tossal de la Font. Una continuidad en la ocupación del medio estaría reflejada en la Cova de Matutano, yacimiento del Paleolítico Superior, con una antigüedad entre el 14.000 y el 11.000 a.c.

Ya en el núcleo urbano de Vilafamés, tenemos las manifestaciones pictóricas del Abric del Castell, conjunto de pintura rupestre esquemática datada en periodo Eneolítico. Además existen diseminados por el término municipal gran cantidad de asentamientos de diversos periodos: el yacimiento ibero dels Estrets-el Racó de Rata, o diversos restos época romana. La continua y densa población del territorio alrededor de Vilafamés, nos indican la idoneidad del lugar para la ocupación humana desde tiempos prehistóricos.

Por lo que respecta al núcleo urbano, el mismo topónimo Vilahameç, Beniffamez, denota su origen en época musulmana. De este periodo se conservan entre otros elementos, la cimentación del castillo que corona el cerro sobre el que se asienta el municipio y el trazado urbano de la zona contigua al mismo, de estrechas callejuelas tortuosas, donde la vegetación que mantienen los vecinos, las viviendas encaladas y la propia fisonomía, convierte a esta zona antigua en un remanso de paz y tranquilidad.

La población es conquistada por Jaime I en 1235 y dada a poblar en 1241 a Guillem Ramón de Viella y otros.

Tras la conquista cristiana y hasta 1635 Vilafamés estará en manos de órdenes militares y religiosas: primero, la Orden de San Juan del Hospital y, desde 1317, la Orden de Santa María de Montesa.

Testigo de todas las guerras que tienen lugar en tierras valencianas, el episodio más remarcable son las guerras carlistas, entre 1837 y 1839 cuando Vilafamés y su castillo son escenario de diversas escaramuzas entre los isabelinos y las tropas de Cabrera, Serrador y Forcadell.

Bien entrado el siglo XX, en 1970, un museo de arte contemporáneo abre sus puertas en el rehabilitado Palacio del Bayle. La llegada de artistas, la restauración de casas en el casco antiguo y una incipiente actividad cultural ligada al Museo suponen para esta pequeña localidad un cambio en su fisonomía, en su economía y en su modo de vida.

Fotos antiguas de Vilafamés